Columna – CONSENSO, VOLUNTAD Y TRABAJO: Nuestra oportunidad en materia habitacional

La semana pasada la Presidenta Michelle Bachelet visitó Iquique para dar inicio a la construcción del nuevo Estadio Tierra de Campeones, una obra cuya puesta en marcha requirió de muchos consensos para dar respuesta a un requerimiento de la comunidad y del mundo del deporte.

El trabajo transversal efectuado para alcanzar el objetivo de contar con un gran recinto deportivo debe replicarse para avanzar con el mismo éxito en otras áreas donde también se requiere el concurso de diversos actores, en especial cuando se trata de materias que necesitan de soluciones prontas y urgentes. Ejemplo de aquello es lo que ocurre en materia de viviendas, donde hace más de un año, como Gobierno Regional, nos comprometimos a trabajar en una alternativa que nos permitiera avanzar con mayor rapidez.

Con satisfacción podemos decir que ese trabajo ha dado frutos y hemos cumplido ese compromiso: el pasado mes de agosto pusimos a disposición del Consejo Regional una propuesta, un Convenio de Programación entre el Gobierno Regional y el Ministerio de Vivienda, que implica una inversión compartida de $ 282 mil millones (con un 30% de los recursos regionales), y que nos permitirá construir en Tarapacá más de 6.500 viviendas en seis años, solucionar el grave problema de socavones que afecta a Alto Hospicio y a nuestro borde costero, y macrourbanizar nuevos terrenos para seguir construyendo más y mejor.

La propuesta es una solución y una inversión inédita frente al problema habitacional en nuestra región, frente a un diagnóstico que es compartido y transversal: necesitamos construir viviendas a un ritmo superior al actual.

El desafío que tenemos no es menor. Debemos entender este convenio como una oportunidad y trabajar en él de forma seria y responsable, de modo que nos permita alcanzar una solución integral, inclusiva, que considere proyectos actuales y futuros, y que le de cabida a familias de las siete comunas de nuestra región.

No podemos perder el foco. El objetivo principal y la razón de ser de la función pública es velar por el bienestar de cada ciudadano, de cada miembro de nuestra sociedad. Y, en esta materia tan sensible, la prioridad estará en acudir en ayuda de quienes más lo necesitan y que no cuentan con un subsidio habitacional.

Resta ahora la decisión definitiva de los Consejeros Regionales. Tenemos el consenso, la voluntad y el trabajo conjunto. No dejemos pasar la oportunidad de cambiar la vida de miles de familias de Tarapacá.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba