Agricultura de Tarapacá se diversifica a través del cultivo del azafrán

Por intermedio de un proyecto del Fondo de Innovación para la Competitividad (FIC) del Gobierno Regional de Tarapacá, por un monto total de 96 millones de pesos – donde el FIA aporta un 70%, la UNAP el 25% y los agricultores el 5% – comenzó la entrega de los bulbos de azafrán (Croccus sativus L) a agricultores, a fin de evaluar el material vegetal y establecerlos en parcelas demostrativas para experimentar en predios de la Pampa del Tamarugal.

El azafrán requiere de un clima templado–cálido y seco, soporta bien las temperaturas elevadas y fríos intensos, aunque las heladas tempranas pueden perjudicar la floración. La temperatura media anual debería oscilar entre 10 y 15° C. Las plantas soportan temperaturas rigurosas, con valores que oscilan entre 35-40 ºC en verano y –15ºC ó –20ºC en invierno. La temperatura óptima para la formación de flores está en el rango de 23°-27° C. Para asegurar la máxima formación de flores debe haber al menos 50 días con estas temperaturas.

De acuerdo a lo informado por el académico de la UNAP, José de La Torre Herrera, primero hay que evaluar si hay producción de flores, luego habiendo producción, se debe evaluar la calidad del azafrán. El ingeniero agrónomo, espera que el cultivo sea de la misma calidad del azafrán español. Agregó que se requieren alrededor de 80 kilos de flores frescas para obtener 1 kilo de estigma total por hectárea, donde se pueden obtener entre 8 a 12 kilos de estigma (parte del gineceo que recibe el polen durante la polinización). El kilo de estigma cuesta al productor 3.000 euros, equivalente a 2 millones ciento sesenta mil pesos el kilo. Es preciso mencionar que el kilo en supermercados tiene un valor cercano a los 10 millones de pesos.

Consultado el académico De La Torre específicamente por esta iniciativa, manifestó que “estos proyectos son los llamados a concurso que hace el FIA con el Gobierno Regional de Tarapacá, y donde la seremi de agricultura tiene una participación importante, y es quien lidera este proceso y que como consecuencia de ello llama a innovaciones e investigar algo más. Por lo mismo propusimos la idea del azafrán, que es un cultivo altamente intensivo para agricultores, tiene un precio altísimo en el mercado, por lo tanto, es un proyecto que podría cambiar la agricultura regional, la situación de cinco agricultores que están involucrados y en particular la agricultura de la provincia del Tamarugal”.

La agricultora Liliana Challapa, señaló que “tengo una hectárea, de los cuales destiné 300 metros cuadrados, para cultivos especiales. En este momento estoy arreglando la tierra, por lo que construimos un sombreadero donde pienso plantar verduras pero también el azafrán. Recibiré 1.500 bulbos, partiré con 200 mientras arreglo la tierra porque es nueva para terminar con la cantidad antes mencionada”. Agregó, que “si bien el mercado aún no está definido, hay que hacer los procesos de evaluación correspondientes hasta obtener un buen producto”.

Por su parte, el seremi de agricultura, Mario Venegas, dijo que “por medio de estos fondos entregados por el gobierno regional y su consejo regional, se pretende mejorar la competitividad de los pequeños productores, incorporando innovación. En este caso, a través de la introducción de un nuevo cultivo como es el azafrán. Es la primera vez que tenemos estos tipos de fondos de innovación regional, por donde los agricultores pueden optar a diferentes líneas de producción de un producto determinado, y así innovar para mejorar la producción, ofrecer mejores productos con identidad territorial”, finalizó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

Ir arriba